Seleccionar página

UNA ALTERNATIVA DE SOLUCIÓN DESDE LOS QUE TRABAJAN LA TIERRA

Escrito por: CEDEP AYLLU

Oct 21, 2020

Agricultura familiar una alternativa al cambio climático

La vivencia en las comunidades alto andinas es muy difícil y el rol que cumplen los varones y mujeres que trabajan en el campo; va más allá de cultivar la tierra y criar a los animales, ellos tienen que estar alerta y proponer soluciones ante los nuevos retos que tiene la naturaleza. Uno de ellos es encontrar y proponer alternativas de mitigación para hacer frente al cambio climático.

En el Perú, cada 24 de junio conmemoramos el Día del Campesino, fecha en que recordamos a los varones y mujeres que trabajan la tierra y nos brindan recursos para alimentar a nuestros pueblos. Esta celebración proviene de la fiesta del Inti Raymi que se realizaba durante el Imperio Incaico para celebrar el solsticio de invierno en los Andes y en agradecimiento al dios Sol por sus beneficios.

En este contexto la agricultura familiar juega un rol importante en la lucha contra la pobreza, la seguridad alimentaria, la nutrición, la protección de la agro diversidad y del medio ambiente y son esenciales para el desarrollo sostenible de las comunidades y la inclusión social. Sin embrago, el cambio climático está amenazando los medios de subsistencia de las familias productoras, afectando el acceso, el uso y disponibilidad del agua, ocasiona la pérdida de materia orgánica del suelo.

Para combatir el Cambio Climático se requiere un enfoque integral que mejore los medios de subsistencia y la resistencia, eco eficiencia y sostenibilidad de los sistemas productivos. Asimismo, es fundamental recuperar los saberes ancestrales de las comunidades alto andinas, ya que son una fuente importante de conocimientos que permitirá consolidar los sistemas de producción eco eficientes, teniendo en cuenta los factores ambientales y culturales.

A través de la agricultura familiar se viene contribuyendo al desarrollo económico local y al incremento de la seguridad alimentaria mediante su fortalecimiento en un marco de adaptación a los efectos de cambio climático.

Además de esta manera las familias vienen contribuyendo al cuidado del medio ambiente porque su producción es fundamentalmente orgánica, porque ellos mismos son los que cultivan los productos, de esta manera previenen enfermedades, aportan a la economía familiar y tienen hijos sanos sin anemia ni desnutrición, todo esto con los productos que hay en cada zona.

 

Proponiendo soluciones

Mari Huamani, campesina de la comunidad de Amancay, distrito de Accha (Paruro-Cusco). Ella es una mujer quien junto a los pobladores de su comunidad han decidido trabajar juntos para hacer frente al cambio climático, ellos están defendiendo sus tierras, su medio ambiente y su hogar.

“Lo que estamos haciendo en mi comunidad es realizar el ordenamiento territorial, haciendo lo que es la frontera agrícola, andenerías para que los productos crezcan donde antes no crecían, casi el 90% de esta comunidad esta concesionada a la minería y también viendo los efectos del cambio climático, nosotros estamos potenciando nuestras áreas de cultivo, además estamos sembrando miles de árboles nativos en las cabeceras de cuenca, como la q’ewña, el chachacomo y la chicha, cosa que eso también ya nos protege a nosotros”, afirma.

Lucio Bustamante: “Yo soy una campesino de la comunidad de Misanapata, sector Tambo en Accha – Paruro, nosotros siempre hemos carecido de agua y con el cambio climático la amenaza es más fuerte, es por eso que estamos cercando las partes de arriba de nuestra comunidad, estamos haciendo la recuperación de Qochas y en el tema de agricultura ahora estamos diversificando nuestros productos, ya no solo maíz, sino también otros productos, ahora hasta sacamos tres cosechas al año. En el riego también nos hemos organizado, valoramos el riego tecnificado que nos han enseñado, regamos de canto, así ordenadamente”.

Lucio cuenta que ahora con todo lo que aprenden cada día tienen mayores oportunidades, ahora pueden educar a sus hijas e hijos, para que ellos estudien y puedan aportar a sus comunidades. Asimismo recalca que es importante seguir aprendiendo todos los días e informarse con las nuevas normas y leyes que tiene el Estado.

Ahora ya no es solo sembrar por sembrar, sino hay que tener en cuenta la cantidad de producción, la diversificación de los cultivos y la oferta de productos agroecológicos de las poblaciones. Es necesario e indispensable que las familias productoras tengan mejores condiciones para organizar su producción y la oferta de sus productos.

Por otro lado, el Estado debe implementar políticas públicas a nivel nacional y sub nacional, de acuerdo al contexto de las comunidades campesinas y sus ecosistemas, que favorezcan la producción de la agricultura familiar y la agricultura en general; en un marco de adaptación al Cambio Climático en las poblaciones alto andinas.

¿Y tú, valoras realmente a las familias productoras que trabajan en el campo?

Entradas relacionadas

EL SECTOR AGRARIO DEBE SER LA PRIORIDAD EN EL 2021

EL SECTOR AGRARIO DEBE SER LA PRIORIDAD EN EL 2021

Por: Andrés Loaiza Fernández. Estamos a puertas de las Elecciones Generales 2021, y la preocupación es latente de todas y todos por el futuro de nuestro país. La corrupción es un fenómeno que nos ha acompañado “A lo largo de 200 años de República”, como remarca el...

IMPORTANCIA DE LOS CULTIVOS ANDINOS EN CONTEXTO PANDEMIA

IMPORTANCIA DE LOS CULTIVOS ANDINOS EN CONTEXTO PANDEMIA

Por: Andrés Loaiza Fernández. Los Andes es uno de los centros de origen  de especies cultivares, que nos brindan una generosa variedad de alimentos oriundos de enorme valor nutricional, cultivados desde tiempos ancestrales, como la papa nativa y una diversidad, de...

LA MISIÓN IMPOSIBLE DE HUYAINO AYA

LA MISIÓN IMPOSIBLE DE HUYAINO AYA

ODISEA.Esta comunidad campesina es un pueblo originario del distrito de Accha de la provincia de Paruro, región Cusco, y lleva 42 años sin poder inscribir su comunidad. Por: Karina Baca Gómez Sánchez Especialista en pueblos indígenas, género y medio ambiente. El Perú...